GALLINO GALLO:PLUMAJE SIMILAR A UNA GALLINA

Como gallino se define al gallo que tiene el plumaje similar al de una gallina.

También se le denomina gallo gallino o gallineto, cuando esta singularidad no la tiene muy acentuada.

Su aspecto feminoide no afecta su temperamento, celo, funciones reproductivas y casta para la lidia. Las glándulas cumplen funciones importantes en la regulación de la vida animal y del aspecto orgánico, hasta el comportamiento social y su relación con el medio ambiente. Son mucho los roles que juegan las glándulas como medios reguladores y condicionantes de la biogenética. Por consiguiente, pueden darse modificaciones de tipo mutable que originan una transmisión hereditaria con ciertas características. M. Hull clasifica a estas mutaciones como químico -orgánicas y una de las más comunes de las aves es la que da origen a los especímenes machos con revestimiento de plumas hembras. Sucede que las gónadas o glándulas sexuales producen un nivel más bajo de testosterona, modificando su contenido en la sangre. Las aves tienen como su principal característica tener el cuerpo cubierto de plumas, las que nacen de un folículo y son alimentados por nervios y vasos sanguíneos que luego se secan y mueren cuando las plumas llegan a su plenitud. El tipo de plumas de ave tiene una estrecha relación con la sangre y, por ende, con su contenido de hormonas. Deducción lógica: En la raza de gallos con mayor cantidad de tamaño y plumas tendrá un mayor requerimiento de sangre durante el periodo de muda. En la raza española la presencia de gallinos es más acentuada. Arres, en su clásico libro “Espolones de Combate”, nos dice que existen dos variedades en los gallos españoles: el brillante emplumado o gallo real y el de plumaje femenino conocido como gallo gallina. Lo cierto es que en todas las razas y mestizajes existen gallinos. También son muy frecuentes los cambios alternantes de muda en muda, ejemplares que de pollos tienen plumas de gallos y al mudar se convierten en gallinos y viceversa. Es decir, la cantidad de hormonas masculinas en la sangre no siempre es la misma. Esta característica en el plumaje no afecta ni el comportamiento sexual ni la capacidad reproductiva. Los colores de los gallinos tienen equivalencia con los colores de los gallos, es decir, por ejemplo, los gallinos tabacos tienen su equivalencia en los gallos ajisecos; dorados ala negra; los negros con la golilla plateada con los giros. De hecho que los hay en todos los colores y matices. La ventaja de los gallinos sobre los gallos es que el periodo de muda es más rápido y, por lo tanto, menos estresante. Me atrevería a decir que tienen una pluma con mayor resistencia y menos quebradiza. En cuanto al aspecto combativo, esta característica no les da ni ventaja ni desventaja alguna, al menos en la lidia de los gallos de espuela. En los navajeros hay quienes ven cierta ventaja en los gallinos, que por su apariencia llegan a engañar a sus rivales y ganarles la partida en algunos casos. En el Perú, los gallinos tienen buena acogida por los criadores de gallos de pelea de pico y espuela, se puede decir incluso que son muchos los galpones que le dan marcada preferencia. Don Jorge León, correctísimo aficionado y gran criador (QEPD) era un ferviente apasionado por los gallinos y decía: “me cuesta mucho apostar contra un gallino”. Júpiter, fue un gallino pinto que los señores de la Fuente, propietarios del galpón “Los Sauces”, lo obtuvieron a través del Dr. Sven Ericsson. Lo supieron encastar con gallinas del norte y otras de la cría del Sr. Eusebio Bravo. Durante años mantienen una prole de insignes campeones, forjadores de una de las mejores líneas de gallos de espuela que existen en el Perú; es relevante su continua vigencia hasta ahora. Entre sus descendientes que hicieron fama están, por mencionar algunos: “las panteras”, “el gallo Venancio” y muchísimos mas. Entre los gallinos famosos que se han visto pelear en Lima podríamos nombrar a “La Coqueta”. Su propietario, el carismático Pajarito Feijoo, le daba de beber unos sorbos de pisco (aguardiente peruano) antes de pelearlo y lo presentaba con las uñas pintadas. Gano muchas peleas y fue el centro de muchas anécdotas.

Otro gallino que muchos aficionados también recordaran es “La Perra”, del flaco Salinas. Al soltarlo al ruedo hacia una serie de excentricidades que llenaban de socarronería a todos los asistentes, al tiempo que observaban un ejemplar de excelentes condiciones combativas.