QUIEN LE COMIO EL MAIZ A ESE GALLO?

Cómo todos sabemos el gallo de pelea al igual que el toro de lidia son criados con mucha escrupulosidad, porque deben ser gladiadores, bien fornidos y musculados, sin embargo como escuché en México: “NO HAY ENCASTE SI NO HAY PIENSO”! no hay nada más cierto que esta frase, un gallo enfermizo o que se levantó comiendo insectos, no podrá defender su vida hasta la última gota, ya que sus condiciones fisiológicas se lo impiden y por lo tanto no tendrá suficientes reservas de glucosa en los músculos para su oxigenación, además que su capacidad de resistir las heridas se verían seriamente mermadas hasta el punto de quedarse sin energías en medio combate o al iniciarse la pelea, cuántas veces no escuchamos en la gallera decir: Quién le comió el maíz a ese gallo?.

Todas las parvadas de pollos deberán ser tratados higiénicamente, desinfectando y desparasitando, vacunando y sobre todo previniendo las infecciones, en este sentido los americanos hacen mucho hincapié en el “Culling”, en esta temprana selección debemos cuidar de los fuertes y eliminar al débil, es muy cruel cuando aún amigos míos criadores de perros de raza (mi otra pasión) lo hacen en sus camadas, sin importar nada. Los piensos que damos a nuestros pollitos deben ser de mucha calidad y con un porcentaje del 21% de proteínas, para junto a los minerales y aminoácidos proveer a nuestros gladiadores de fuentes de nutrición que les ayude a ser biológicamente balanceados y evitar problemas de desarrollo. Otra consideración es que algunos animales no se les desarrollan bien algunos de sus órganos, pulmones, mollejas, testículos etc., y esto sobre todo en el caso de los testículos disminuye la producción de testosterona y por eso hay gallos que nunca pelean, ojo con este punto, a mí ya me ha pasado con gallos americanos puros y cruzados de una misma familia por esa razón los maté a todos.