LOS AFICIONADOS AL GALLO Y PELEAS CON ROBOTS

La era moderna esta produciendo robots con sensores y memoria programable que los aficionados a la robótica enfrentan en singular batalla.

Una minúscula moto-sierra montada sobre bastidor de ruedas busca a su contrincante y al sentirlo arremete contra el accionando su cadena dentada y si atina en parte vulnerable, lo destroza ganando la pelea. Claro esta que el contrincante, equipado con un brazo hidráulico busca seguir a su enemigo y voltearlo ruedas arriba dejándolo inofensivo y el triunfador seria el robot-grua.

Las combinaciones y apariencia de los robots son numerosas, solo las limita la inventiva de los fabricantes. Lo que es común a todos es estar equipado con una arma poderosa, saber defenderse y aguantar los ataques mientras puede meter su arma secreta. Hay desde tenazas, discos de alta velocidad, palancas cizallas, potentes mandíbulas, martillos poderosos, catapultas, etc., etc.

El hombre ha tenido siempre cerca un espectáculo de pelea. Creemos que primero vio pelear los animales salvajes de su entorno. El mismo esta apto para desarrollar una pelea por comida o defensa del ataque de un semejante o depredador. Dentro de los animales que le ofrecieron un espectáculo de pelea, sin duda esta el gallo salvaje. Cuando lo domestico, lo fue seleccionando para competir.

En la India se enfrentan elefantes entrenados en indonesia. En Indonesia se enfrentan potros asusados por la presencia de una yegua en celo. Dos grillos se enfrentan dentro de un botellon de cristal y las apuestas son cuantiosas. En Rusia enfrentan gansos. En Tailandia peces de pelea.

Los aficionados al gallo tenemos el privilegio de ver un espectáculo muy diverso en estrategias del gallo que ataca y se defiende tirando desde cualquier ángulo y posición de su cuerpo durante la pelea. Estudia a su contrario y aun a costo de recibir heridas considerables, logra en muchas ocasiones meter su tiro de lujo que le da la victoria o bien queda vencido en el intento.

Desde las primeras culturas de la antigüedad, mientras unos enfrentan animales, en quienes la pelea es natural para ellos, como los gallos, otros enfrentan robots de tal forma que el pasatiempos mas antiguo del hombre sigue vigente al inicio del tercer milenio de la era cristiana.