LA CLASE PROFUNDA, SOLO LA POSEE EL TIPO DE GALLO

Se dice en lenguaje coloquial, que el gallo fino es el que se muere en la raya. Yo quiero hacer la siguiente aclaración al respecto; si bien la gran mayoría de los gallos de pelea navajeros contemporáneos se mueren en la raya, es decir que no corren; son solo otro 10% los que, al alargarse un cruento combate, y a pesar de las heridas que pueda tener, se crecen al castigo verdaderamente.

La clase profunda, solo la posee el tipo de gallo que no pide ni da cuartel en ningún momento de la pelea; al que no le pueden poner la cuenta de los treinta segundos sin que busque romperla de inmediato. Es el que al ser colocado en las rayas del centro, no necesita nunca que lo chillen para buscar y forzar a su enemigo al combate; es más, no acepta el descanso ni aunque el soltador lo trate de acomodar para que descanse.

Es el gallo que trata ininterrumpidamente de ganar, sin importarle cuantas heridas haya recibido.

La clase y la resistencia física al castigo y/o al agotamiento, si bien se parecen, son bien distintas, pues hay gallos con mucha clase que son bajos en resistencia física. Lo mismo hay gallos de gran resistencia física, escasos de clase.

Lo optimo es la conjunción de ambos factores, los cuales no siempre van juntos.

Es aquí donde hay que entender como criadores que el factor de resistencia al cansancio y la fatiga son herencia de la madre, por el factor de las mitocondrias. En cambio, el factor de la clase profunda, que si bien, como decía yo, se confunde fácilmente con el anterior, normalmente se hereda del macho. Sé bien que muchos no coincidirán conmigo en esta afirmación, toda vez, que contradice abiertamente la antigua teoría de que la clase la da la gallina; sin embargo, esta es mi experiencia luego de realizar un sin numero de cruzamientos durante más de cuarenta años.

Lo que si es cierto, es que el inquebrantable e ininterrumpido deseo de triunfo, que por lo general, como decía, se obtiene de la herencia paterna, de poco sirve sin el complemento que aporta la gallina, y que es la resistencia al cansancio y la fatiga.

Dicho de otra forma, y como un tip, otro síntoma muy buen indicador de la clase profunda, es cuando por razones de corta duración de la pelea, no se alcanzan a apreciar las reacciones del gallo a las heridas, es que el gallo con mayor clase, come bien, aun con heridas grandes y casi nunca pierde el apetito por el dolor y la fiebre. En cambio, el gallo de clase regular se duele los días siguientes y pierde el apetito, aun con pocas heridas, poniéndose muy triste.