CRUZANDO EL GALLO ASIL

Los Asiles tuvieron su origen en Asia y poseen un fenotipo muy diferente a los gallos banquivoides que usamos para combatir con armas de acero como la gaff y las navajas de filo. Los Asiles tienen una apariencia casi prehistórica, tienden a ser mas espigados y poseen un sistema inmunológico superior a los estirpes bankivoides. Muchas de las líneas modernas de gallos norteamericanos tienen infusiones de sangre oriental. Un buen ejemplo son los Allen Roundheads. La verdad del caso es que cualquier línea de gallos que produzca progenie con crestas de pavo tiene sangre oriental en su genotipo, ya que ese tipo de cresta es una característica muy Malayoide u Oriental. Aunque existen varias líneas de Asiles, los podemos categorizar en dos grupos predominantes, los que se pelean con espuelas forradas, y los que se pelean con armas de acero. Estos últimos son los que nos interesan porque han sido castados y seleccionados por muchísimos años no solo para aguantar el “shock” del golpe con arma de acero, pero también para reducirles el peso entre las 4 y 5 libras y media, y así poder utilizarlos en cruces con estirpes de gallos norteamericanos. El Asil contribuye resistencia al cansancio y las enfermedades, inteligencia, fuerza (poder), más musculatura (cuerpo), y sobre todo puntería para cortar. Son más fáciles de criar por su resistencia natural a muchas enfermedades.

PRIMER PASO: Empezamos cruzando el gallo Asil con la gallina de tipo norteamericana de un estirpe veloz o rápido en la pelea. La mayoría de los asiles tienden a ser lentos en su tren de pelea, por lo tanto, al cruzar con una gallina de una línea de gallos que sean rápidos (rebatidores si se quiere), los hijos heredaran mas cualidades de la madre, y por supuesto esperamos que la velocidad sea una de ellas. Peleamos todos los hijos y seleccionamos el mejor de ellos para padrote. SEGUNDO PASO: Cruzamos el gallo resultante del primer paso con otra gallina de tipo norteamericana de una estirpe veloz o rápida en la pelea. La progenie resultante va a perder muchos de los rasgos fenotipicos del Asil, pero deberán retener el estilo inteligente y defensivo de pelea del Asil. Tendrán buena altura y cuerpos musculosos, sólidos y compactos. Los Asiles tienen huesos densos y mucha musculatura que los protege durante el combate y dificulta matarlos. Nuevamente peleamos todos los hijos. Si no ganan un buen porcentaje de sus peleas, NO SEGUIMOS CON ELLOS. Estos ¼ Asiles deberán pelear bien, y si no lo hacen hay que descontinuarlos porque seguir cruzándolos no nos serviría para nada. Como en cualquier cruce, no hay ninguna garantía que tendremos buenos resultados.

TERCER PASO: Si los ¼ Asiles salen buenos, podemos sequir el cruce otro paso. Aquí es donde cambiamos un poco la cosa y en lugar de usar el mejor gallo ¼ Asil, usamos la mejor gallina o polla ¼ de Asil y la cruzamos con un gallo tipo norteamericano rápido en la pelea. La razón por este cambio es simplemente porque los hijos heredan mas cualidades de la madre y correríamos el riesgo de perder muchas de las cualidades del Asil usando un gallo en lugar de una gallina en este tercer paso. Si este cruce liga, estos gallos tendrán todas las cualidades que buscamos. No exhibirán muchos rasgos fenotipicos del Asil, pero pelearan defensivamente. Serán rápidos, cortaran con mucha puntería y fuerza. Serán tremendos para jugar en las navajas largas como las gaffs de 2 pulgadas de largo en adelante y la navaja larga filipina. Muchos ganaran peleas limpios o con cortes mínimos.